Convierta la pandemia en días de deleite

Por Marlene LeFever

Una pareja misionera llamó a mi madre un día cuando yo era niña. “Necesitamos viajar las próximas dos semanas, visitar iglesias y recaudar apoyo financiero. ¿Podrías quedarte con nuestros hijos? Entonces, durante dos semanas, Judy y Jimmy se unieron a nuestra familia. Mi madre tuvo una idea. "Celebremos unas vacaciones diferentes cada día. Estos niños nunca han visto cómo celebramos aquí porque viven en una cultura diferente. Haremos decoraciones y cocinaremos comidas especiales ". Décadas más tarde, recuerdo esas semanas y sonrío… La víspera de Año Nuevo con confeti casero, la búsqueda del trébol del Día de San Patricio, fueron dos semanas gloriosas.

Usted también puede convertir los días de confinamiento por la epidemia en días de alegría que sus hijos nunca olvidarán. Comenzar con estas ideas para que los profesores las implementen – trabajando con los padres de sus estudiantes. Asegúrese de tener a mano el email o envíe un mensaje de texto a cada estudiante y sus padres.

Cartas de “Pensando en Usted”








Padres:
Hacer una lista de personas que se sentirían animados de recibir una carta de sus hijos.
Haga que sus hijos escriban y envíen una carta o nota diaria para: retirados, el Gerente de una tienda o restaurante que sus hijos disfruten, al maestro de la escuela dominical, o a un funcionario de la ciudad. Compártala con el profesor.

Maestros: ¡Compartan fotos de algunas de las cartas – especialmente las respuestas! - entre el grupo

Película de la Familia








Padres:
Hagan un guion de cine, graben las escenas y editen el video en sus teléfonos. Pónganle un título algo así como: “Cocinando en Familia” o “Talentos Escondidos”. Envíenlo a los maestros para que ellos lo compartan.

Maestros: Envíen el video todos los días a los alumnos.

Joyería salada

Padres: Para hacer una cuerda larga de cuentas, se necesita una taza de harina de trigo mezclada con una tercera parte de agua. Luego agregue colorante para comidas o haga un colorante natural con remolachas, arándanos y nueces y mezcle con la harina y el agua. Engrase sus manos con jabón húmedo y haga pequeñas bolitas con la masa del tamaño que deseen. Luego de terminar cada bolita, pásela por un plato con sal para darle un acabado de cristal. Luego pase cada bolita a través de una aguja grande para hacerle un orificio. Las cuentas tardarán varios días en secar. ¡Luego pase cada cuenta por un hilo para hacer el collar!

Maestros: Asignen a cada estudiante de la clase, el nombre de alguien. Cuando la clase se pueda reunir nuevamente, pidan a los estudiantes que traigan el collar como regalo para que haga el intercambio de regalos y motívelos a orar por el estudiante al que le darán el collar de regalo.

Preparación de Caramelo

Padres: Busquen una receta para hacer caramelo y hagan una tarde de “Halar el Caramelo” (asegúrense de tomar unas fotos). Envuelva algo del caramelo en papel parafinado y empáquelo en cajas para algunos vecinos y amigos.

Maestros: compartan las historias y fotos que reciban de las familias.

Mensaje con Tiza

Padres: Hagan que los niños escriban un mensaje o un dibujo con tiza en la entrada del garaje del coche, en la acera o inclusive en diferentes partes del parqueadero de la iglesia. Por Ejemplo “Dios te mantiene a salvo”, luego envíe la foto a los maestros.

Maestros: Compartan las fotos – motive a los estudiantes a adivinar que niño hizo el dibujo o el mensaje.

Escudo de Armas

Padres: Ayude a su hijo a hacer un escudo de armas personal. Cortar un papel en forma de escudo. En una mitad, los niños deben dibujar algo que los identifique. Por ejemplo, si un niño ama el fútbol, podría dibujar una pelota y un pie pateándolo. Del otro lado, los niños deben dibujar algo que demuestre que pertenecen a Jesús. Podría ser una cruz o una Biblia. Anímalos a ser creativos. Fotografíe la pieza terminada y envíela al maestro.

Maestros: Comparta las fotografías con cada uno en la clase explicando el significado. ¡Usted podría hacer su escudo de armas también!

¿Qué pasa después?

Padres: escojan un libro emocionante para leer en voz alta con sus hijos. Lea solo un capítulo al día. Haga que quieran saber, "¿Qué pasa después?" Si a sus hijos les gusta leer en voz alta, tomen turnos, pero hagan que esto sea menos un proyecto de lectura y más un tiempo de diversión juntos. Escriba un "informe del libro" para compartir con la clase.

Maestros: comparta los informes de los libros y recomiende libros específicos que también le gusten.

Por qué eres especial

Maestros: escriba una carta o correo electrónico personalizado a cada niño en su clase. Diga a cada uno por qué él o ella es especial, qué talentos ve en ellos, qué dones de personas tienen y qué le gusta de sus personalidades. (Los maestros que han hecho esto descubren que años después de haber escrito estas afirmaciones, los estudiantes les dirán que todavía tienen las letras y las releerán cuando los tiempos sean difíciles).

 

Trabajar juntos para alentar a otros y construir una familia y una comunidad no solo es importante durante esta epidemia. Es una meta continua que los maestros y los padres deberían tener. Una pregunta para responder con frecuencia: ¿Qué puedo hacer para deleitar a mis hijos, ejercitar su creatividad y alentarlos a mostrar su amor a Jesús y a los demás?

Nuestra semana especial con los hijos de los misioneros terminó, pero no sin que Dios agregara su milagro a nuestras celebraciones. Jimmy estaba jugando afuera, y se metió en una pila de latas y botellas desechadas. Una tenía un líquido bastante azul y lo bebió. Era veneno, un limpiador doméstico. El médico le dijo que lo vigilara de cerca y, si se enfermaba, lo llevaría inmediatamente a la emergencia. Sorprendentemente, no mostró síntomas de envenenamiento. Cuando sus padres regresaron, contaron esta historia. "Íbamos en coche a la siguiente iglesia y teníamos la sensación más fuerte de que debíamos parar a un lado de la carretera y orar por Jimmy". Esto sucedió exactamente en el momento en que Jimmy estaba bebiendo veneno. ¡Nuestro Dios es grandioso! Ningún veneno y ningún virus pueden desafiarlo a Él o al amor que tiene por cada uno de Sus hijos.

 


Publicación más reciente