Dando rienda suelta a la creatividad: fomentando el discipulado


Los niños suelen hacer cosas cuando van a la iglesia. Pero ¿qué tipo de creación está sucediendo en su ministerio? ¿Está más interesado en lo que hacen los niños o en lo que experimentan cuando hacen esas cosas?

Centrarse en el producto final de la creación puede producir fotografías dignas de Instagram, pero centrarse en el proceso de creación facilita el discipulado. Si los niños están pensando en lo que han escuchado o leído en las Escrituras, mientras hacen las cosas, las preguntas y las conversaciones acompañarán naturalmente la actividad. Si los niños se dan cuenta de que sus resultados no necesitan verse de cierta manera, podrán expresar sus propias respuestas y reacciones. Si a los niños se les da la oportunidad de crear de acuerdo con sus propios dones, todos ellos sentirán que pueden participar y contribuir.

¿Cómo damos rienda suelta a la creatividad de los niños en nuestros ministerios y la usamos para discipularlos?

El primer paso es avanzar hacia un modelo impulsado por procesos en lugar de uno impulsado por productos. Enseñarles a los niños a cantar una canción para que la interpreten a la perfección no compromete realmente su creatividad. Tampoco lo hace proporcionar un proyecto de manualidades con instrucciones detalladas que seguir. Pero, enseñarles a los niños la verdad de Dios a través de una canción que canten juntos mientras les permite inventar sus propios movimientos, tocar instrumentos junto con el canto o, incluso, escribir sus propios versos desata la creatividad que Dios les ha dado y los anima a usarla y responderle a Él. Darles a los niños papel y crayones para que puedan dibujar su propia respuesta a las Escrituras logra lo mismo. Los resultados físicos pueden no ser tan pulidos como los que provienen de actividades más prescriptivas, pero los beneficios espirituales serán mucho mayores.

También debemos tener la intención de incorporar todo tipo de creatividad. Cantar y hacer manualidades dominan el ministerio de los niños, pero hay muchos otros tipos de dones creativos. Es posible que a algunos niños no les guste cantar, pero con gusto tomarán un instrumento. Otros pueden sentirse intimidados al memorizar e interpretar líneas, pero participarán felizmente en teatro improvisado o manejando títeres. Algunos se dedicarán a construir y modelar mucho más que a dibujar y colorear. Cuantos más tipos de creatividad podamos involucrar, más inclusivo será nuestro ministerio y más fácilmente podremos involucrarnos en el discipulado diario.

Aquí hay algunas ideas específicas que quizás desee intentar para dar rienda suelta a la creatividad de los niños en su ministerio.

Composición de canciones

Escribir canciones brinda una oportunidad para que los niños compartan verdades sobre Dios junto con sus propias emociones y experiencias, al igual que los salmistas. Una opción es elegir un versículo o dos de las Escrituras y hacer que los niños le pongan música. Otra es elegir una melodía familiar y hacer que escriban sus propias letras. O puede darles un tema y asignarles la tarea de crear tanto la letra como la música. A los niños mayores y preadolescentes les encantará la oportunidad de generar su propio material. Serás bendecido al escuchar que surgen diferentes tipos de creatividad durante el proceso.

Música instrumental

Los instrumentos son herramientas de adoración en la Biblia, sin embargo, solemos dejar a los niños fuera de la experiencia de usarlos en sus propios cantos de alabanza. Los instrumentos de percusión simples diseñados para manos pequeñas (por ejemplo, batidores de huevos, panderetas, etc.) son ideales para niños pequeños y preescolares. La percusión también es excelente para los estudiantes de primaria; considere los tambores de cubo y las marimbas. Los estudiantes que tocan o toman lecciones de un instrumento pueden aportar su talento a la mezcla. ¡Por supuesto, también puede hacer que los estudiantes fabriquen instrumentos!

Drama en el acto

Permitir que los niños vuelvan a contar y actúen una historia bíblica durante su tiempo juntos es una excelente manera de reforzar su mensaje y fortalecer su memoria con una experiencia creativa. Para las edades más jóvenes, usted puede hacer la mayor parte de la narración y darles a los niños partes para que actúen. Los niños mayores pueden improvisar líneas o escribir su propio guion y agregar cualquier otro elemento que consideren importante. También pueden crear marionetas simples para recrear la historia mientras alguien narra. El objetivo no es un producto terminado listo para ser ejecutado; el objetivo es que los niños se adentren en la historia y utilcen su propia creatividad.

Dibujo libre

Crear tiempo y espacio para que los niños dibujen su versión de una historia o idea es una excelente manera de ver dentro de sus corazones y comprender cómo su mensaje ha resonado en ellos. Los niños pueden crear novelas gráficas o versiones de libros ilustrados de historias bíblicas, imágenes de versículos bíblicos, usando solo papel, herramientas para colorear, las Escrituras y su propia imaginación.

Arte de final abierto

La pintura, la escultura y otros tipos de arte también pueden ser vehículos maravillosos para que un niño exprese su comprensión de las Escrituras. Proporcióneles un pasaje o una idea, luego vea lo que crean como respuesta, de esta manera les permite que su creatividad los guíe. Asegúrese de dejar espacio para que se produzca la conversación mientras ellos también lo hacen, de modo que puedan compartir las razones de sus elecciones creativas con usted y con sus amigos. Te inspirará a dar rienda suelta a su creatividad con la mayor frecuencia posible.


Puedes acceder a toda esta revista en forma gratuita aquí: Edición 33



Publicación más antigua