La verdad sobre el Ministerio de Niños

El Ministerio de Niños es ... hilarante e impactante. Es un trabajo duro y merece la pena. El Ministerio de Niños es una vía por la cual las vidas tiernas y jóvenes se encuentran con Jesús. Es una inversión personal. Es discipulado. El Ministerio de Niños es importante.

El Ministerio de Niños construye una base para que los alumnos busquen personalmente al Señor. Es la escuela dominical y múltiples servicios adicionales. Es una oficina desordenada y una gaveta secreta llena de pistolas de agua. Es mucho más que cuidado de niños y refrigerios gratis. Es responsabilidad. Es compromiso. Es paciencia y gracia. Es imposible sin el Espíritu Santo y … ¡más fácil con una buena taza de café!

El Ministerio de Niños puede ver la cara de un niño cuando el Evangelio tiene sentido para ellos por primera vez. Es un puente que guía a los niños hacia una relación íntima con un Dios infinito.

El Ministerio de Niños es ferviente oración.

El Ministerio de Niños es estar sentado en una acera con una niña, ambos conteniendo las lágrimas cuando ella le pregunta por qué su padre ya no la ama.

Es escuchar su nombre a los gritos en una tienda mientras un niño ríe corriendo a toda velocidad hacia usted para un abrazo.

El Ministerio de Niños es estar limpiando algo derramado en el piso ... y darse cuenta de que su “ayudante voluntario” de 8 años también tiene un trapo y le está ayudando a limpiar.

Siempre está listo para dar una respuesta o para dar un “Dame esos cinco”.

El Ministerio de Niños anima a los niños cuando se bautizan. Los anima cuando hacen un gol o traen a casa una buena nota de calificaciones.

El Ministerio de Niños se asocia con los padres en su misión de criar a sus hijos.

Escucha historias desgarradoras y cuando están hablando cosas que edifican.

Ve cómo el té dulce sale de la nariz de un niño de 10 años porque su amigo le contó una broma.

El Ministerio de Niños es estar arrodillado para que pueda hacer contacto visual con un niño que está hablando con usted.

Es ser un poco raro. Otras veces actuar con propiedad y juicio.

El Ministerio de Niños celebra los triunfos y aprende del fracaso. Se aprende a disculpar. Es pedir y dar segundas oportunidades.

El Ministerio de Niños está invitando a nuevas personas a verlo por sí mismos. Se trata de construir relaciones. Se trata de construir recuerdos.

El Ministerio de Niños no necesita premios caros ni luces negras. El Ministerio de Niños solo necesita a Jesús y líderes que vean el valor de enseñar a los niños verdades bíblicas.

El Ministerio de Niños deja de existir si los adultos no están dispuestos a invertir en la próxima generación.

El Ministerio de Niños deja de existir si nadie les enseña a los niños cómo encontrar y seguir a Jesús.

El Ministerio de Niños deja de existir si nuestros ministerios y equipos ponen el énfasis en cualquier otra cosa fuera de Jesús.

El Ministerio de Niños deja de existir si solo nos enfocamos en los que hay dentro de la iglesia.

El Ministerio de Niños es importante porque los niños son importantes.

 

Puedes acceder a toda esta revista en forma gratuita aquí: Edición 27


Publicación más antigua